Terrorismo mediático: La Pandemia

¿Ya has leído 1984 de George Orwell?

Si aún no la has leído, aprovecha esta post post post post post “cuarentena” para leerlo. Encontrarás similitudes con la realidad circundante. Para entender donde estamos metidos a nivel planetario con la pandemia, debemos remitirnos uno de los libros más antiguos de nuestra humanidad “La Torah”. La Torah es el libro del Pueblo de Israel, de donde salen las tres más grandes religiones del mundo: el Judaísmo, el Catolicismo y los Musulmanes. Lo curioso es que a veces, ni los católicos, ni los musulmanes saben que su Libro Sagrado tiene origen en la Torah.

Pero así es.

Muchos toman los libros sagrados textuales, sin embargo, veremos que las traducciones han cambiado muchos significados, sin embargo, lo que no cambia de significado son los números. Los números son metáforas que hay que interpretar. Si observamos “La Torah” o el “Antiguo Testamento” de la Biblia, o la “Primera parte del Corán” observaremos que el número cuarenta (40) se repite varias veces. Si observamos con detenimiento veremos que se utilizan los años para los Estados y los reinos: Israel paso cuarenta años en el desierto hasta llegar a la “Tierra Prometida”; y los días para las personas, como los profetas, luego de la destrucción del Templo los profetas estuvieron cuarenta días de un lado y cuarenta días del otro. Este sistema de representación siguió utilizándose en el “Nuevo Testamento” cuando Jesús/Josua se fue cuarenta días al desierto y volvió triunfante habiendo vencido la tentación. Lo único que no nombra el Texto, son las cuarenta semanas. Cuarenta semanas tarda la gestación del bebé. El bebé completa su ciclo a las cuarenta semanas. Osea que cuarenta significa nacimiento. Algo nace. Y si lo observamos desde esa óptica veremos que cada vez que aparece el número cuarenta nos habla de un nacimiento.

Esta pandemia vino consigo, anunciando una “cuarentena” cuarenta días para las personas, sin embargo, vemos como esta “cuarentena” se extiende, se prolonga “por unos días más” “un poquito más” así ya estamos cumpliendo un año. Un nacimiento inédito: Una visión planetaria de la especie humana, una amenaza conjunta. El abc político para formar un estado unido, un país, un sentimiento conjunto, se solidifica al tener un enemigo interno y un enemigo externo. El enemigo externo es el virus, el enemigo interno es cualquier persona que no use la máscara, en sí, cualquier persona puede ser “portadora del virus” enemiga de la salud pública. Muy de película barata de Hollywood. Si lo vemos de una perspectiva macro, para formar un planeta unido, debemos tener el mismo abc. Las mismas noticias, el mismo terror: Oh! Puedes morir! Mirad los ataúdes!

Nosotras y nosotros, viajeros y viajeras, poetas, ciudadanos del mundo, aventureras y aventureros, hemos muerto y resucitado en vida, ya varias veces. Nos hemos enfrentado a virus y bacterias, diarreas y vómitos, porque cada país tiene sus aguas contaminadas de diferente forma, sin embargo estamos vivos, Gracias al Creador. El y sólo Él, tiene en Sus Manos nuestra vida. Esto no significa que seamos inconcientes -aunque muchas veces lo somos- y que nos tiremos de una avión sin paracaídas, significa, que vemos las dimensiones de los virus y las bacterias con otra perspectiva.

La pregunta que queda flotando en el aire es, si todos tenemos el mismo enemigo interno y externo como planeta, tendremos en cuarenta años el mismo Estado de vigilancia planetario? El dragón clavo las agujas de acupuntura en el sistema neurálgico de los Estados, vulnerables creaciones humanas. La libertad, los derechos y las garantías constitucionales individuales y colectivas, comienzan a desangrarse.

Viajar va a costar caro, más si estás en Latinoamérica, las fronteras se estrechan, el hambre se avecina, y después del hambre, la masa besa los pies del fachismo con dulzura. Basta leer la historia de la humanidad para ver como reaccionan los primos de los monos, nosotros “homo sapiens” manipulables criaturas del Creador ante la hambruna.

Por lo que, tengas la religión que tengas, o no tengas ninguna pero seas un ser espiritual, es un buen momento para empezar a rezar, para pedir ayuda a los Cielos, al Universo y al Cosmos.

Para reducir el karma negativo de este mundo, deberías reconsiderar seriamente, que estamos como especie generando un holocausto a varias especies de nuestro Planeta, que son tan terrícolas como nosotros, y que el consumo de carne animal no humana, y la tortura que genera un vaso de leche de vaca, la manteca, la crema, en si todos los lácteos, provoca dolor. Un dolor innecesario. Porque somos primos de los monos y no, de los leones. Destetados hace años, ni siquiera somos omnívoros. Porque de serlo, consumir carne o lácteos, no nos enfermaría como lo hace*1.

El Universo está en armonía y es justo, aquellos que piensan que es un caos injusto, es tan sólo debido a que nuestra visión humana es tan pequeña y nuestro ego e ignorancia tan grande que no nos permite ver con perspectiva. De la misma forma que una hormiga no puede entender la belleza del pasto tupido ni de las flores cuando camina en la tierra.

Cuando consumimos proteína animal, como la carne o los lácteos, la sangre se vuelve ácida y el cuerpo, que busca su armonía alcalinizándose, tiene que hacer esfuerzos para neutralizar la acidez, entonces toma recursos de nuestros huesos o de nuestros órganos, generándonos sufrimientos*2. El dolor que causamos, debe ser neutralizado en nuestro plato. En nuestro consumo. Si no lo es, se paga un costo, con la salud física y psíquica. El karma Recibe lo que da: Sufrimiento, dolor y muerte.

La pandemia la empezaron los carnívoros, nació del abuso y asesinato de seres inocentes. Es una señal que invita a especie humnana a la reflexión: Un sistema de creencias sobre la alimentación debe morir y otro, debe nacer: El Veganismo.

El Universo es justo.

Si quieres la paz, empieza por tu plato.

Si quieres un mundo más justo, empieza por tu plato.

Si amas a los “animales”, empieza por tu plato.

Si quieres salud, empieza por tu plato.

Si necesitas asesoramiento, todos los meses comienzan nuevos cursos en

www.vegancoachonline.net

Feliz Nacimiento al Veganismo!

Qué la Paz esté contigo!

*1 The China Study, Collin & Thomas Campbell, 2005

*2 Leche que no has de beber, David Roman, 2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .