Página 84/ Elige tu propia aventura

“Llega el día esperado. En la pista de aterrizaje los delegados intra e inter planetarios junto con los deportistas apuestan clandestinamente la apariencia de los aliens. Las estrellas de rock, los banqueros y bailarines, ya habían ido al toilette a empolvarse la, y estaban dispuestos en sus lugares para dar la bienvenida a los aliens y el recitar el discurso de Paz, del cual se habían aprendido unas líneas cada uno.

El buffet de carnes y curtidos terrícolas está preparado ya sobre la mesa, así como el grill, que desprende sin cesar olor a carne asada de diversas especies animales no humanas.

Detallista, repasas que cada asador este señalizado con la foto del animal a metros descuartizado y ardiente, dispuesto a ser comida intergaláctica de Paz; compruebas que cada descripción en el buffet de carnes este derecha, a exactos 12cm al lado de cada bandeja. Todo esta perfecto.

De los cielos se presenta una luz enceguecedora.

-Son Ellos.

Bajan de la nave: tres toros, dos vacas, una cabra, un gorila, un rinoceronte, y un elefante todos caminando en dos patas, y saludando con las otras dos.

Al sentir el olor de la biodiversidad de seres ardiendo en el grill, se sintieron amenazados, rápidamente entendieron que los animales primates-mamíferos humanos, se los comían, accionan el rayo laser, y pum…

pum”.

“Fin de la historia”.

Moraleja:

“Si quieres quedar bien con todos, tener una comida de Paz, haz tu plato vegano”.

Moraleja para viajeros

La carne tiene muchas bacterias, y requiere de cuidados en la cadena de frío para no descomponerse, sumado a que la alimentación que reciben los animales para „consumo“, destinados a ser „productos“, no es la alimentación que tienen éstos naturalmente, por lo que se suceden enfermedades en la carne como „la vaca loca“, “la gripe aviar” o la „gripe porcina“ enfermedades que afectan aún a la carne con “ciertas garantías de salubridad”, aunque no excenta de antibióticos, hormonas, y herbicidas. Comer carne en los viajes puede hacerte pasar un mal viaje. Desde descomposturas, pedos espeluznante, hasta tirarte en la cama, llevarte al hospital o causarte Alzehimer de por vida.

¿Para qué exponerte a pasar una desagradable experiencia?

Aunque la Organización Mundial de la Salud, decretó a la carne altamente cancerígena, los transtornos disociativos de la medicina moderna practicada en los hospitales, todavía no la ha quitado de la dieta a los pacientes con cancer.

Todas las sociedades tienen sus virus y bacterias particulares a los que tu cuerpo se deberá ajustar. Lo notarás. Pero si a eso le agregas la carne, te arriesgas a pasar un mal viaje.

Si necesitas coaching para elegir los productos veganos en el supermercado del país donde estás, o si quieres saber más sobre una alimentación saludable, consciente y congruente con el medio ambiente y los restantes habitantes del Planeta Tierra, entra a:

www.vegancoachonline.net